viernes, 10 de febrero de 2012

La elección del colchón y la espalda.


Desde principios del siglo XX se ha pensado que para aliviar los dolores de espalda lo más recomendable eran los colchones duros; un reciente estudio científico ha desmentido este tópico. Las investigaciones aconsejan los somieres de firmeza intermedia para mejorar la intensidad y la evolución de este dolor.El primer estudio realizado en el mundo sobre el efecto de la firmeza del colchón en la evolución del dolor de espalda, ha demostrado que un colchón de firmeza intermedia mejora 2,4 veces el dolor en la cama, 1,9 el dolor al levantarse y 2,10 el grado de incapacidad física.

La fundación Kovacs, precursora de esta investigación y de muchas otras relacionadas con la dolencia de esta parte del cuerpo, asegura además, que este tópico estaba tan arraigado y extendido que incluso el 76% de los traumatólogos pensaba que un somier duro conseguía mitigar dicho dolor.

En el estudio, que ha sido realizado por un equipo de traumatólogos, neurocirujanos, rehabilitadores y demás especialistas, han participado 313 personas con lumbalgia crónica. Los pacientes fueron divididos en dos grupos; uno de ellos probó un colchón muy firme y el otro un colchón de firmeza media durante tres meses. Los resultados demuestran que el simple hecho de cambiar de colchón mejoró el dolor de espalda y permitió que entre el 30% y el 40% por ciento de los pacientes, respectivamente, abandonaran la medicación que estaban tomando contra el dolor de espalda.

Tópicos Falsos

Según explica el Dr. Andrés Peña, jefe de sección de Rehabilitación Reumatológica del Hospital Ramón y Cajal, la creencia generalizada entre la población es que cuanto más firme es un colchón, más útil es para prevenir o tratar el dolor de espalda, “esa creencia ha sido perpetuada y tan amplificada por una publicidad carente de rigor que ha llegado a influir en la opinión de los médicos: según una reciente encuesta norteamericana, el 95% de los traumatólogos piensa que el colchón influye en el dolor de espalda y el 76% recomienda un colchón muy duro a sus pacientes”.

La mejoría del grado de incapacidad física utilizando un colchón de firmeza intermedia es muy importante, ya que muy pocos tratamientos médicos han demostrado ese efecto en pacientes crónicos. El estudio ha desvelado que la instalación de un somier de firmeza intermedia provocó el abandono del tratamiento farmacológico y una mejoría del dolor y la incapacidad que fue superior a la que han demostrado lograr la mayoría de los tratamientos médicos en este tipo de pacientes.

¿Por que creemos que un colchón duro es mejor?

En este estudio se apunta que la causa de esta “creencia errónea” es una cuestión semántica. A principios del siglo XX la superficie más habitual de descanso era un colchón de lana colocado sobre un somier de muelles horizontales, y fue entonces cuando los médicos comenzaron a recomendar “una cama dura” que evitase la deformación central, a todos los pacientes con dolencias de espalda. A partir de aquí, se lleva interpretando durante años que un colchón “cuanto más duro mejor”.

Además, esa creencia errónea ha sido reforzada explícita-mente por unos mensajes publicitarios irresponsables, que se ha permitido emitir pese a que carecían de base científica, y su efecto perjudicial persiste en la mente de los pacientes. Este hecho, que también respalda la importancia de los factores cognitivos y psicosociales en la evolución de las dolencias de la espalda, demuestra el efecto perjudicial sobre la salud pública que puede tener la publicidad cuando no se le exige que fundamente adecuadamente sus aseveraciones.

Artículo extraido de MUNDOHOGAR.COM

5 comentarios:

  1. muy buena informacion, gracias

    ResponderEliminar
  2. PODRIAN DAR MARCAS DE LOS COLCHONES QUE RECOMIE
    NDAN PORFAVOR

    ResponderEliminar
  3. y como se le llama al dolor de la espina dorsal especificamen en medio de las fobrosis

    ResponderEliminar
  4. excelente informacion. saludos

    ResponderEliminar
  5. todo dolor en columna lumbar recibe el nombre de LUMBALGIA.HAY QUE DIAGNOSTICAR LA CAUSA CON UNA EXPLORACION CLINICA Y ESTUDIOS DE GABINETE RADIOLOGICOS Y T.A.C.

    ResponderEliminar